Visitas: 83

DE TODOS DEPENDE EL CRECIMIENTO VERDE

 

La Misión de Crecimiento Verde explica una estrategia de desarrollo sostenible para el país.

La expresión ‘crecimiento verde’ simboliza para muchos el futuro, la sociedad que deseamos tener y en la que añoramos vivir; un modelo de desarrollo que pone la sostenibilidad como prioridad para satisfacer las necesidades económicas, sociales y ambientales de manera efectiva y perdurable.

 



Este modelo es el camino para dar respuesta tanto a problemas microeconómicos aún no resueltos como a las manifestaciones de la crisis ecológica evitando posibles aprietos por escasez de recursos en el próximo futuro. El crecimiento verde beneficia al país mediante una estrategia sostenible con nuevas oportunidades económicas, más productividad y formalización, una mayor seguridad en la provisión de recursos naturales y alimentos, mayor resiliencia ante inestabilidad climática, menores niveles de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y, en términos generales, un país con mayor bienestar para todos.

La misión adelantó estudios técnicos para identificar opciones de política que incorporaran un enfoque de crecimiento verde en la planeación del desarrollo del país. Para esto nos concentramos en tres ejes estratégicos: i) aprovechar integralmente las oportunidades que abren los nuevos sectores económicos sostenibles, ii) lograr mayor eficiencia en el uso de los recursos naturales, y iii) preparar las empresas y el capital humano para desarrollar esta nueva orientación económica. También se requiere una decisión política de orientar la ciencia, la tecnología y la innovación, y adoptar la regulación apropiada para que se logre inducir una economía verde en el país.

Hacia la bioeconomía

Para cada uno de los objetivos, la misión detalló herramientas e instrumentos de política pública para poder conseguir los resultados esperados.

En ese sentido, el primer objetivo tiene que ver con impulsar el desarrollo de la bioeconomía. Colombia necesita nuevas fuentes de crecimiento económico que no degraden el medioambiente y aprovechen sus ventajas comparativas en materia de biodiversidad.

Aquí las prioridades son: aprovechar sosteniblemente los recursos, procesos y principios biológicos de la biodiversidad colombiana; impulsar las actividades bioeconómicas, incluyendo aprovechamiento de la biomasa y la biodiversidad; incrementar inversión pública y privada en el impulso a la bioeconomía; promover el desarrollo tecnológico y priorizar la formación de capital humano en áreas estratégicas.

Respecto del aprovechamiento del recurso forestal, encontramos que la contribución del sector forestal al crecimiento económico es muy baja, rondando un 0,9 por ciento del PIB en 2017. El sector tiene una baja competitividad internacional, lo cual ha conducido a un crecimiento del déficit en balanza comercial en la última década, con volúmenes de importaciones de madera, muebles, papel y otros productos forestales superiores al valor exportado. Por ejemplo, de los 17 millones de hectáreas aptas, solo se usan cerca de 300.000 para plantaciones forestales.

En este frente, las prioridades deben centrarse en aumentar la provisión de madera legal disponible para la industria colombiana; fomentar el consumo eficiente y la diversificación del uso de los productos forestales y el desarrollo de la cadena de transformación para promover el consumo de productos forestales.

Formalidad sostenible y educación verde

En la construcción de un tejido empresarial formal y sostenible, es evidente que los niveles de informalidad empresarial en Colombia son muy altos, 63 por ciento de las unidades productivas, y se acompañan de tasas de informalidad laboral y ambiental elevadas. Para esto proponemos disminuir el costo relativo de la informalidad y aumentar sus beneficios, aumentar la asociatividad y la escala de producción, permitir niveles de cuasiinformalidad y estándares más bajos transitorios para unidades de subsistencia y brindar acompañamiento integral a empresas pequeñas, incluyendo seguimiento ambiental y promoviendo la mejora de su productividad.

Por último, para adaptar el capital humano y el mercado laboral dada la baja productividad laboral y las deficiencias en el capital humano, restan competitividad a la economía y constituyen un desincentivo para la inversión y una barrera para el aprovechamiento de nuevas oportunidades de crecimiento económico.

En este punto es relevante orientar la oferta de formación superior hacia los conocimientos y competencias necesarios para el crecimiento verde, facilitar la movilidad laboral entre lugares geográficos y actividades económicas e impulsar la demanda por productos y servicios de alto valor ambiental.

Aquí, solo una parte de los resultados de esta misión: un conjunto de herramientas y propuestas que esperamos sean objeto de seguimiento y de la cual se apropien todos los colombianos para recorrer esta necesaria transición hacia el crecimiento verde.

Tomado de: http://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/estrategias-para-desarrollo-sostenible-en-colombia-229478